Modern Learning, las claves para crear una estrategia de contenido exitosa para los empleados.

El evento Modern Learning de Cornerstone OnDemand (NASDAQ: CSOD) en colaboración con los reconocidos proveedores de contenido Cegos, Thinking Heads y B-Talent, ha destacado las claves para que la formación de las empresas fomente el compromiso, dedicación e implicación de los empleados.

Escogiendo una dinámica de evento organizada en grupos de debate y discusión, se han considerado tres temas principales: Estrategia de contenido, Modern Learning y Technology Enablement. Las conclusiones han estado muy alineadas en las tres mesas de debate, todas ellas basadas en dos premisas fundamentales: el empleado es el centro de la compañía y las competencias que hoy tienen nuestros empleados no servirán para las necesidades que requerirán los puestos del futuro.

Desde Cornerstone recogen las claves que han surgido del debate para crear una estrategia de contenidos exitosa, moderna y digital:

• Implicación: El principal responsable del desarrollo del empleado es uno mismo. La organización debe dotarle de la cultura y la tecnología necesaria para facilitarle el acceso al conocimiento que le permita realizar mejor su trabajo. Sería bueno además que el propio empleado participe en el diseño del contenido del material formativo de la empresa.

• Movilidad y adaptación: en 2025 el 75% de los trabajadores serán millennials. La forma en la que estos adquirirán conocimiento se transformará dando lugar a un nuevo modelo de aprendizaje distinto al tradicional. Por ello deberemos adaptarnos y dotarles la posibilidad de formarse en cualquier dispositivo y desde cualquier parte, dándoles un acceso fácil y adaptado a sus hábitos de consumo de información.

• Colaboración y Reconocimiento: Hoy en día mucho conocimiento se adquiere mediante la colaboración con los demás y en distintos tipos de comunidades. Deberemos dotar a nuestros empleados de las herramientas que les permitan colaborar y compartir conocimiento de forma ágil y haciendo público el reconocimiento a aquellos que comparten e impulsan la mejora.

• Cambio cultural e interactividad: la sociedad se está adaptando muy rápidamente a la incorporación de la tecnología en su día a día, pero en trabajo y formación todavía se necesita un impulso más para incorporar la tecnología más avanzada como IA para poder obtener unos cursos de formación más orientados a las necesidades individuales sin perder la parte tradicional de poder interactuar durante la explicación.

• Personalización: cuanto más segmentados están los cursos de formación, más interés despiertan en los colaboradores y aumenta todavía más si hablamos de píldoras de microlearning que no dejen lugar a la frase tan recurrente en las oficinas de “no tengo tiempo”. En este punto, la tecnología juega un papel fundamental, ya que los algoritmos de inteligencia artificial y machine learning pueden ajustar mucho los contenidos que se le ofrecen a cada empleado en función a sus necesidades.

• Gamificación: aprender de la manera más dinámica y entretenida posible es otra de las claves que transmiten los empleados de las empresas de cara a comprometerse con los procesos de formación de la empresa.